FANDOM


Pesadilla Total (Total Nightmare, en inglés) es el décimo tercero y último episodio de la primera parte de Carrera al Borde. Es precedido por El Siguiente Gran Aguijón y sucedido por El Equipo de Astrid.

Trama Editar

Colmillo se aparta de Patán, por lo que deberá intentar que vuelva con él, algo que no será tan fácil.

Sinopsis Editar

Los jinetes están practicando a “Vencer el Domo”, donde Hipo y Chimuelo triunfan exitosamente. Patán piensa que puede lograrlo igualmente, los chicos mencionan que Hipo es el único que lo ha logrado y comienzan a crear una competencia cuando Hipo deja en claro que es un ejercicio de práctica. Patán monta a Colmillo muy convencido, hacen el mismo recorrido pero cuando vuelan sobre el bosque, Colmillo escucha un rugido que lo distrae, pierde la concentración y hace que Patán por poco caiga. Siguen su recorrido hasta llegar a la cúpula de la arena, sin embargo no son lo suficientemente rápidos para atravesarla como lo hizo Chimuelo e Hipo y ellos se estrellan dentro del domo. Los demás jinetes corren a auxiliarlos, Patán afirma que él se encuentra bien pero Colmillo se ha marchado. Patán comienza a buscarlo, han pasado horas desde el entrenamiento pero no puede encontrar a Colmillo.

Al atardecer lo encuentra cerca de una cueva e intenta llevarlo de regreso a la base, pero su dragón parece estar a la defensiva y enciende su cuerpo en llamas, Patán se aproxima para tranquilizarlo y convence a Colmillo de volver. Cuando los jinetes están alimentando a sus dragones, Colmillo ignora la comida totalmente mirando hacia otro lado, Patán insiste lanzándole un pescado sobre el hocico pero aun parece no tener apetito. Patán insiste trepándose sobre su hocico tratando de convencerlo de comer caballa que es su pescado favorito pero Colmillo lo lanza al piso junto con el pescado que su jinete le ofreció.

A los chicos la actitud de Colmillo les parece bastante normal, debido a que Colmillo lo desobedece todo el tiempo pero Patán está convencido de que su dragón está actuando extraño. Así que Hipo le sugiere encerrarlo en el establo para que no pueda lastimarse durante la noche y Patán lo encierra después de despedirse de el.

Por la mañana, Patán visita el establo muy entusiasmado cargando un grandísimo atún para su dragón pero al parecer rompió su jaula por la noche. Los demás jinetes ayudan a Patán a encontrar a Colmillo. Mientras Patán e Hipo vuelan con Chimuelo sobre el bosque escuchan nuevamente el sonido de un dragón en apuros, Astrid afirma que es un rugido de pesadilla monstruosa.

Los chicos descienden y encuentran a Colmillo frente a la cueva como la vez que desapareció el día anterior. Patán intenta acercarse pero de la cueva emerge otro dragón: una pesadilla monstruosa hembra. Hipo le sugiere a su primo tener cuidado con Colmillo ya que está actuando territorial debido a la presencia de la hembra, como de costumbre Patán no hace caso a Hipo y termina siendo quemado por los dragones.

Los jinetes vuelven a la base. Patán dice estar seguro de que Colmillo volverá como siempre lo hace, Patapez no está muy seguro de eso ya que le sugiere que todo su comportamiento indica que él podría estar volviéndose un dragón feral, reavivando sus instintos y volver a ser salvaje.

En otra escena, Hipo y Astrid están aseando a sus respectivos dragones, hablan sobre lo inquietante que es que alguno de sus dragones vuelva a su estado salvaje, Hipo le pregunta a Chimuelo “Nunca me harías eso, verdad amigo?”. Astrid asegura que si esa situación iba a suceder, tenía que ser a Patán  y que ninguno de ellos debería estar preocupado, pero ella no parece muy segura. Los chicos pueden oler algo delicioso y descubren a Patapez masajeando las escamas de Albóndiga con aceite de arándanos que es su favorito.

Patán se encuentra espiando a ambos dragones frente a la cueva, observa como Colmillo le ofrece de comer a la dragona. Cuando Colmillo se marcha, aprovecha para acercarse a la dragona arrojándole una anguila para hacer que se marche, pero Colmillo llega a su rescate y le lanza la anguila de vuelta a su jinete haciendo que se electrocute. Patán harto de la situación le exige a su dragón que decida entre él y la dragona, así que Colmillo tristemente retrocede para elegir a su compañera.

Patán deprimido vuelve a los establos e informa el comportamiento de su dragón a los demás jinetes, y tristemente decide retirarse a dormir.

Al siguiente día los chicos tienen preparados para Patán, tres pesadillas monstruosas para reemplazar a Colmillo. Antes de rechazar a los dragones, Patán los nombra como Anzuelo, Colmillón y Llamarada (en ese orden), pues nadie puede reemplazar a su dragón, así que los chicos deciden liberarlos.

Los jinetes tratan de convencerlo, ya que necesitan que él pueda tener un dragón para ser un jinete. No piensan dejar que su compañero se rinda debido a las circunstancias actuales, ya que Dagur está acechándolos, pues no puede faltarles un jinete. Deciden sugerirle otro dragón pero parece rechazar a todas las especies de dragones de sus compañeros. Hipo trata de convencerlo de tratar con una especie de dragón nueva, pero Patán dice que ellos le han enseñado una lección al mostrarle otros dragones, pues si no puede montar a Colmillo entonces no volará con ningún otro dragón. Y así renuncia a ser un jinete de dragón. Decide despedirse de Colmillo y volver a Berk en barco.

El vuelve por última vez para despedirse de Colmillo, pero lo encuentra herido. Así que Patán piensa que la hembra es responsable y le apunta con su espada, cuando están por enfrentarse Colmillo ruge y detienen la pelea. Patán se acerca a la cueva y descubre un nido con huevos de pesadilla monstruosa. De pronto un pesadilla monstruosa ala titánica aterriza frente a ellos, Colmillo intenta detenerlo pero es vencido, así que Patán toma su espada decidido a vencer a ese enorme dragón protegiendo a la compañera de Colmillo, pero antes de que Patán pueda ser herido, Chimuelo detiene al gigantesco dragón con disparos de plasma mientras que todos los jinetes llegan al rescate haciendo que el ala titánica se retire.

Hipo se da cuenta que el rugido de la dragona no era una llamada de apareamiento, sino una llamada de auxilio. Por ello Colmillo respondió a ella evitando que el otro dragón destruyera los huevos. El ala titánica regresa listo para pelear, así que Patán pide a los demás jinetes que no interfieran pues esa pelea les pertenece.

Los dos vuelan para luchar contra el ala titánica. Patán y Colmillo esquivan cada ataque, aprovechan que su tamaño los hace más ágiles, la compañera de Colmillo evita que salgan heridos un par de veces. En unos minutos Patán tiene un plan: Jugar a vencer el domo. Hipo organiza a los jinetes dejando a Patapez a cargo de los huevos, mientras que los demás vuelan hasta la base alistando el domo para Patán y Colmillo.

Patán y Colmillo guían a su rival, tratando de mantenerlo cerca. En el vuelo hacen enfadar al dragón, vuelan sobre el bosque y éste choca con algunos árboles, cuando emergen del bosque los gemelos activan el domo. Patán y Colmillo vuelan rápidamente, entran a la parte subterránea guiando a su contrincante quien los persigue de cerca, una vez llegando a la cúpula esta se cierra encerrándolos junto a su rival. Los chicos se preocupan por Patán y Colmillo por no haber salido del domo, pero el plan de Patán era usar el tamaño de Colmillo en contra del dragón más grande, ambos se cuelgan dentro de la cúpula atacándolo repetidas veces, mientras que su rival no puede girar para poder dispararles (debido a que es muy pesado es menos ágil).

Cuando los estruendos terminan, los chicos abren la cúpula y descubren que Colmillo y Patán han vencido al pesadilla monstruosa que se va volando exhausto. Los jinetes vuelven al nido y descubren que los huevos han eclosionado, mientras que Patán y Colmillo celebran su victoria. 

Galería Editar

Para ver la galería haga clic aquí.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.